domingo, 10 de mayo de 2009

WOMAD 2009


Hemos pasado el fin de semana entre el gentío que acude cada año al Festival WOMAD de Cáceres. Hay que decir que el ambiente y el clima que se crea en torno al público, los conciertos, los talleres, las actuaciones callejeras, los personajes peculiares que deambulan por las estrechas callejas de nuestro casco histórico, es excepcional. Merecen la pena estos tres días en que la ciudad es un hervidero de culturas, ritmos y mestizaje, donde el espíritu de la tolerancia se siente a raudales, más allá de los inconvenientes que toda gran cita también conlleva y que incrementan el trabajo de los servicios públicos. Lo importante es que el resultado es positivo, que una vez más, y ya se ha alcanzado la mayoría de edad del evento, Cáceres es referente y portada de diarios, estación de destino para muchos, que fieles acuden a su cita. WOMAD es mucho más que la gente desbordando cada rincón de la Plaza, apurando su ración de cerveza al abrigo de la Torre de Bujaco. La música es excusa para compartir la calle, para sentir y vestir distintos, olvidando las formalidades de lo cotidiano y sus prejuicios.

No hay comentarios: