jueves, 16 de septiembre de 2010

El sonido de la soledad



Después de más de un mes de ausencia (involuntaria, por supuesto), dedicados a menesteres más materiales y a la vez trabajosos para el alma y sobre todo para el cuerpo, el forzado silencio que se impone en estancia ajena (habitación de hotel), y la soledad de esta víspera de jueves, con el mes de septiembre ya adulto y cargado de indicios del otoño que se aproxima, sirven sin duda de estímulo. Detrás de los visillos, más allá del cristal de la ventana, una gran ciudad mueve sus hilos, las piezas de ajedrez suben y bajan del tablero en infinitas partidas. Apenas se escucha nada. Sólo los acordes de A. Schönberg y de su "Notturno" me regalan los oídos. En momentos así apetece leer, rescatar casi furtivamente una pizca de inspiración, dar salida de su celda a las palabras.

He comenzado por repasar los enlaces de nuestro blog. Me ha sorprendido muy gratamente la referencia que Elías Moro hace a nuestra pequeña editorial al comentar la obra de nuestro común amigo Jesús García Calderón (muy merecidos sin duda sus comentarios). No podemos sino insistir en la enorme satisfacción que supuso el hecho de haber acogido sus poemas y esto mismo nos dice que pese a las dificultades, merecerá la pena seguir adelante. Gracias de nuevo tanto a Jesús como a Elías y a quienes con su ayuda contribuyen a esa continuidad de Norbanova.

Mi visita a las librerías de Madrid también me devuelve la ilusión después de ver la gran cantidad de nuevos títulos que se están publicando, las editoriales y colecciones que van surgiendo. Me ha llamado la atención por su formato y contenido la serie "Los Versos de Cordelia", cuyo último título resulta de plena actualidad en una época tan fascinada por lo oscuro y los temas relacionados con el terror: "El Cuervo y otros poemas góticos", de LUIS ALBERTO DE CUENCA, librito además ilustrado como en él se indica, "cómplicemente" por Miguel Ángel Martín, y donde el autor pretende recopilar sus poemas centrados en los grandes mitos del género, entre los que se encuentra "El Cuervo", homenaje al gran poema homónimo de EDGAR ALLAN POE. A estas horas, y en compañía de las sombras, entre los susurros del silencio, qué mejor lectura que la de estos versos.

No hay comentarios: