jueves, 27 de enero de 2011

Ahí está, ahí está, viendo pasar el tiempo...





Como cantaban Victor Manuel y Ana Belén allá por los ochenta, en plena efervescencia de la llamada "Movida Madrileña", el tiempo pasa y lo cubre todo con su caricia inapelable. La vida sigue, los años se suceden, y casi sin darnos cuenta ya llevamos consumida una década del siglo XXI. Entretanto, como decía la canción, la Puerta de Alcalá continúa siendo mudo testigo de cómo iban cambiando el mundo, la sociedad, las costumbres... Hoy queremos cerrar los ojos y regresar por unos instantes a ese paisaje de finales del siglo XIX en que se realizaron las fotografías que aparecen en estas postales, un Madrid muy distinto a este de hoy, atestado de coches, contaminación y ruido. De fondo, una orquesta de cuerda interpreta piezas de Boccherini. Luego, viajaremos hasta Cáceres en una de aquellas viejas locomotoras de vapor que seguían su ruta casi interminable hacia Portugal.

No hay comentarios: