lunes, 7 de mayo de 2012

Después de la Feria del Libro de Cáceres. Reflexiones.

Acaba de finalizar la XIII edición de la Feria del Libro de Cáceres, en la que la Asociación Cultural Norbanova ha tenido la oportunidad de participar con dos presentaciones, la última de ellas, ayer mismo. Después de lo visto, podemos decir que ha sido una edición no carente de polémica, donde la presencia de editoriales como la propia Norbanova, han suscitado controversia, quizá porque se haya echado de menos un diseño menos localista y más volcado hacia autores y obras con contrastado refrendo y prestigio en esto de la literatura. Probablemente es cierto, y será algo que quienes tienen la responsabilidad de organizar este tipo de eventos deberá tener en cuenta para lo sucesivo. Creemos sin embargo que ello no supone que deba excluirse de entrada a editoriales y escritores que se encuentran precisamente en trance de hacerse un sitio, que están realizando un grandísimo esfuerzo y que también tienen su público, sus lectores, como ha podido comprobarse en estos días (y sirva de botón de muestra la presentación del libro Gastronomía de la Imaginación. Recetario Imposible de Pringosona Rodríguez, que congregó a muchos aspirantes a lectores, verdadera cantera imprescindible). Ambas opciones son de suyo compatibles, y mantener, aunque sea un pequeño espacio en estas Ferias para permitir que quienes están empezando tengan su bautizo y que esto les sirva para posibilitar que en un futuro alcancen su mayoría de edad, creemos que es un ejercicio saludable.  Con gran ilusión ha afrontado y afrontará Norbanova su paso por las distintas Ferias del Libro de la Comunidad Extremeña, las pocas en las que va a tener oportunidad de acudir, pues tristemente no podrá llevar sus libros a eventos de más categoría como los que se organizan en Madrid, Sevilla o Salamanca, por poner un ejemplo de ciudades cercanas, o hacer presentaciones en librerías como La Casa del Libro y similares. Son circunstancias que ciertamente, limitan en gran medida el alcance y las expectativas de quienes no persiguen otro fin que generar entusiasmo por la lectura, pero que no rechazan seguir creciendo y aprendiendo, dando entrada a todo tipo de voces, a través, sin ir más lejos, de iniciativas como la Revista Norbania, que pronto hará realidad su número 2, y donde, junto a nombres de indiscutida calidad, como Basilio Sánchez, Luis Alberto de Cuenca, Javier Alcaíns, Pilar Galán, etc., figurarán otros no tan conocidos pero cuya proyección literaria y capacidad de seducir quedarán patentes con la simple lectura de sus textos.  La velada del sábado también tuvo esas dos caras. De un lado, la poesía impecable, sublime, de Santos Domínguez, que no necesita carta de presentación alguna. De otra, el verso siempre aprendiz de Jesús M. Gómez, a años luz de poéticas como aquélla, consciente de una distancia que se sabe insalvable. Ambas obras, editadas por Norbanova con diseño y características cuyo atractivo nos parece difícil de negar, aunque en la práctica, ciertamente, sea lo que menos importa.   En unos días, dichos libros volverán a coincidir, esta vez en Badajoz.



Un momento de las presentaciones de los títulos de la Colección de Poesía de Norbanova en la pasada Feria del Libro de Cáceres. 

No hay comentarios: