miércoles, 24 de octubre de 2012

Vender libros. Comprar libros. Escuchar la voz de los autores.

En una Asociación como ésta, una de cuyas secciones emprendió, hace cinco años ya, la ilusionante aventura de la edición, la empresa de distribuir sus producciones se ha terminado revelando como la de mayor dificultad y si queremos ir un poco más allá, a ello habría que unir también lo que es en sí el hecho de promocionar los títulos y hacerlos accesibles al público. Lo hemos podido comprobar esta mañana en Madrid, donde después de unos pocos meses, hemos vuelto a aquellas librerías en las que habíamos dejado algunos de nuestros libros para comprobar que allí continuaban, en el mismo sitio y todos juntos, como buenos hermanos. Como nos daba pena retirarlos, se han quedado de nuevo por otra temporada, a ver si con el cambio de estación meteorológica alguien se fija en ellos y la próxima vez los libreros nos den una alegría, o quizá mejor, una sorpresa, habría que decir. En todo caso, y para aumentar la familia, a los ejemplares que siguen ocupando espacio en los anaqueles de Arrebato Libros, en la calle de la Palma, en pleno barrio de Malasaña, hemos querido unirles los números 1 y 2 de Norbania, quizá a la espera del número 3 que viene de camino. Por fin pues, aunque no pase de ser algo casi simbólico, Norbania ya se vende en la capital y acaso algún despistado que se pase por la mencionada librería y eche un vistazo a sus estanterías localice esos solitarios ejemplares e incluso le gusten tanto que los compre y se ponga en contacto con la Asociación a través del correo electrónico que en ellos figura, quién sabe, si con ánimo de colaborar. En definitiva, qué difícil es esto de que la literatura que se edita a pequeño nivel pueda hacerse notar, aunque solo sea para decir que existe y está ahí. Dura realidad. 


Librería Arrebato Libros, donde están a la venta la Revista Norbania y los últimos títulos de la Colección de Poesía de Norbanova. Una calle más allá, en la librería "Tres rosas amarillas", especializada en relato, continúan también esperando lector los dos ejemplares que dejamos de "El hueco en el pecho", de Javier Chain. 

Por otra parte, hay que ver qué buenos libros están publicándose últimamente o se van a publicar (es un magnífico libro el que Norbanova editará en diciembre, "Las aventuras de Pringosona Rodríguez"). Licencias aparte, están ya a la venta las últimas obras de autores como el extremeño Luis Landero, que publica Tusquets (Colección Andanzas), o los magníficos (y tan distintos) poetas Antonio Gamoneda y Jorge Riechmann, ambos también en Tusquets (Colección Nuevos Textos Sagrados). Mientras leemos el primero de los citados, "Absolución", no dejamos de hacer incursiones en el segundo y el tercero, "Canción errónea" y "El común de los mortales". 





Casi contamos ya las horas para el estreno del "Aula de la Palabra", el próximo viernes, con la presencia de José María Jurado y Santos Domínguez. Sabemos que será un día en el que hay programados otros acontecimientos literarios en Cáceres, con presencia de autores muy relevantes, pero esperamos que la difusión que se está haciendo de una actividad cuya única pretensión es propiamente la de difundir la cultura, en este caso a través de la voz de un magnífico poeta, haya servido para convocar a un público interesado en escucharle, que quiere, como nosotros, aprender de él. Esa es sin duda la finalidad del Aula y nos sentiremos satisfechos. 



Carteles anunciando la actividad del Aula de la Palabra, en los tablones de la Biblioteca Central de la UEX y la Facultad de Filosofía y Letras, en Cáceres.






No hay comentarios: