sábado, 2 de abril de 2016

Presentación de "Caminar tras el otoño". Juan María Calles en el Aula de la Palabra

Comenzamos abril con la presentación en el Aula de la Palabra del libro "Caminar tras el otoño", número 7 de la Colección "Norbanova Poesía", con la presencia de su autor, nacido en Cáceres, pero residente en Benicassim, Juan María Calles Moreno. Fue una velada de reencuentros: del poeta con su ciudad natal, con sus calles, su gastronomía, el encanto de su casco histórico y también con sus gentes, con los amigos, con sus lectores, aquellos que vienen siguiendo sus versos desde los tiempos de "Silencio celeste", el libro que en 1986 obtuvo el Premio Adonáis. Confesó el autor la ilusión que le hacía publicar en Cáceres, y agradeció a la Asociación Cultural Norbanova el haberlo hecho posible, al tiempo que manifestó su satisfacción por poder leer sus poemas en un espacio como el de la Biblioteca Pública, a la que definió como "La casa de los libros". No le faltaba razón, qué mejor punto de encuentro para la lectura que éste, y qué oportunidad la de escuchar tan cercana la voz del creador, dando vida a sus textos, liberando cada palabra, cada sentimiento, de la atadura de las páginas. Es lo que pudimos experimentar ayer quienes acudimos a la presentación de los poemas de Juan María Calles, esa complicidad que solo es posible obtener cuando los versos se escuchan de labios del propio poeta.  




         Aunque convive con la brisa y los duendes del Mediterráneo y concilia el sueño con el susurro envolvente de sus olas, su lenguaje, quizá porque su infancia discurrió entre los hermosos parajes de las Villuercas, a caballo de localidades como Berzocana, Torrejoncillo y Logrosán, conserva la impronta de ese mundo rural. Es  es ejemplo paradigmático de ello el hermosísimo poema “Los zapatos de mi padre”, muy representativo de la poética de Juan María Calles, por incorporar ese regusto de lo agreste y la conciencia del inexorable camino tras el otoño que tizna los versos que componen esta selección de su obra. Dice el poeta: 

“Mi alma cruzó la dehesa, abrazó las encinas y saludó a las águilas…vibré junto al viento entre las retamas”, pero también “mi alma fluye escuchando ese murmullo, esa sabiduría de los siglos, agua del tiempo en mi cabeza cana”.

         Son varios los poemas que Juan María Calles incluye en “Caminar tras el otoño”  y que proceden de su último libro “Una figura de barro”, que obtuvo el Premio Internacional de Poesía “Miguel Hernández”, en 2014.  Sin renunciar a sus claves temáticas, el lenguaje se construye a base de elementos de lo cotidiano y referencias metapoéticas.  Se convierte el poema en una travesía, en un lugar de encuentro, en el destino que guía el oficio del poeta, mientras transita a golpe de fotograma los paisajes de la vida, consciente de que el viaje lo es a ninguna parte, pisando las hojas desprendidas de los árboles que el otoño va dejando caer y que dibujan con sus caprichosas formas la deriva de los pasos.

Pero, mejor escuchemos directamente al autor mientras lee su poema "Alabanza de la Rosa":


La noche en Cáceres dejaba instantes para perderse entre sus contrastes de luz, para dar rienda suelta a la imaginación...



Nos hubiera gustado compartir más horas con Juan María Calles, pero tendremos que aguardar la promesa de un nuevo encuentro a orillas del Mediterráneo. 

Pronto será el turno de la narrativa. Ya tenemos en nuestras manos la novela "La colombiana", de José Antonio Leal Canales, y contamos los días para su estreno, en la próxima Feria del Libro de Cáceres. 








No hay comentarios: