sábado, 15 de diciembre de 2018

Gonzalo Moure: Escribir desde la vida, "escrivivir"

Extraordinaria lección de literatura y de vida la que nos regaló el escritor Gonzalo Moure en esta última sesión del Aula de la Palabra anterior al paréntesis festivo de las Navidades. En un viernes lleno de múltiples convocatorias culturales en la ciudad de Cáceres, nos satisface comprobar que también hubo un hueco para la literatura infantil y juvenil, para escuchar las experiencias solidarias que el "Premio Cervantes Chico 2017" nos vino a ofrecer a través de propuestas como el libro "El niño de la luz de plata". Magistralmente conducido por la escritora Pilar López Ávila, el público presente en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública no tardó en sumergirse en la trayectoria literaria y vital de Gonzalo, con libros que cuentan historias que no necesariamente tienen que tener un final feliz o ajustarse a los tópicos y estereotipos convencionales de la literatura pensada para los más jóvenes. 


Gonzalo Moure con sus libros, y la escritora Pilar López Ávila 

Sus historias responden al latido de la vida, de la realidad del mundo que nos rodea, todo ello desde la mirada de alguien con mucho camino a sus espaldas, incansable y empeñado en hacer de este mundo un lugar mejor. No en vano, son años los que lleva a caballo entre España y los campamentos de refugiados del Sáhara, impulsando proyectos con los que convertir la cultura y el conocimiento en algo cotidiano para ellos. Supimos entonces del Bubisher, ese pájaro que con su magia ha permitido ya que el libro, la biblioteca, sean un elemento más en aquellas poblaciones del desierto, donde la vida hurga entre la arena y se sorprende al adoptar los ropajes del verso. Esa vida que ilumina personajes como los protagonistas de Palabras de Caramelo, Lili Libertad, Musiki...y otros tantos. Porque Gonzalo es un intérprete, un mediador entre la realidad que fluye a cada salida y puesta de sol, un hombre comprometido con su palabra y con su tiempo, ese tiempo de reloj que acaso se antoja insuficiente para abarcar cuantos propósitos e iniciativas le bullen e inquietan. 


Explicando el proyecto Bubisher


Para poder adquirir el libro "El niño de la luz de plata"


El público, mientras se proyectaba el vídeo 
"Así ven los niños saharauis el Bubisher"

Aprendimos mucho en esta Aula junto a Gonzalo Moure, más allá del disfrute y la lectura de sus novelas. Y conocimos vivencias llenas de humanidad y cercanía, como las que inspiraron el relato con que en su día nos obsequió para incluir en el libro solidario "Quiero ir al cole", con las inundaciones del Sáhara como telón de fondo, y cuyas ilustraciones plasmó desde el corazón la artista Carmen Sánchez Morillo, fruto de esa conexión inmediata con la realidad de los refugiados que había podido experimentar como madre de acogida de una niña saharaui, curiosamente con el mismo nombre que la que protagonizaba aquella historia, "La isla del Sáhara". 



Gonzalo Moure y la ilustradora Carmen Sánchez Morillo. Ilustración para "La isla del Sáhara", relato contenido en el libro "Quiero ir al cole"

No podíamos permitir que Gonzalo se marchara de Cáceres sin pasear por las calles de su ciudad monumental. Aunque diciembre, y a un tiro de piedra de la Nochebuena, el tiempo quiso darnos una tregua.  Querido amigo, te deseamos lo mejor en estos tiempos nuevos que ya vienen llamando a la puerta. Desde la Asociación Cultural Norbanova, tendrás siempre los brazos abiertos y dispuestos a colaborar en lo que nos propongas. Feliz vida. 


Con Pilar López y Deli Cornejo 
en la Plaza de Santa María, 
de Cáceres

Para conocer más sobre Gonzalo Moure y el BUBISHER (Bibliotecas y bibliobuses para los campamentos de refugiados saharauis), dejamos enlace a su página oficial:




jueves, 6 de diciembre de 2018

Aguardando a GONZALO MOURE

Avanza diciembre y en apenas unos días recibiremos la visita del escritor Gonzalo Moure, con el que cerraremos el año en el Aula de la Palabra. Han sido cuatro meses intensos y fructíferos los primeros de este curso y esperamos que el público haya experimentado las mismas satisfacciones que nosotros con los autores y las experiencias que hemos podido vivir. Ojalá 2019 nos depare momentos tan gratificantes. Aún queda escuchar a Gonzalo Moure y las historias que tiene que contarnos, literarias y sobre todo humanas, pues no en vano lleva años desarrollando una frenética actividad dinamizadora de la cultura en los campos de refugiados saharauis, con proyectos como el "Bubisher", del que seguro nos hablará y querrá compartir.  Estará en la Biblioteca Pública de Cáceres, el viernes 14 de diciembre, a partir de las 19:30 horas, con la escritora Pilar López Ávila, que oficiará como presentadora. Un lujo para despedir el año en el Aula, mientras ya trabajamos en la producción de nuevas publicaciones que verán la luz en el primer semestre de 2019. 




Gonzalo Moure nació hace 67 años para escribir. Escribió desde niño, escribió teatro en su adolescencia, escribió guiones para radio desde los 21 años, escribió "en el aire" informativos y deportivos, y también publicidad, y por fin dio el salto, ya con 38, a la literatura. Vive desde entonces entregado a la Literatura Infantil y Juvenil, pero también a otras formas de literatura. Ha ganado premios como el Barco de Vapor, Gran Angular, Ala Delta, Primavera de Anaya o el Jaén, y hace un año recibió el Cervantes Chico por toda su obra, más de cuarenta libros, muchos de los cuales han sido traducidos hasta al chino. Y como lo soñó desde muy joven hace cuatro años ganó dos festivales internacionales con su primera película, Leyuad. Desde 2008, gran parte de su energía se la lleva el Bubisher, un proyecto de cultura en los campos de refugiados saharauis, que ya cuenta con cuatro bibliotecas fijas, cuatro bibliobuses y casi veinte bibliotecarias y monitores saharauis que trabajan en las bibliotecas y las escuelas. Dice Gonzalo que el Bubisher es su mayor satisfacción en la vida, pero que este proyecto nació también de los libros. De “escrivivir”, como él suele decir, o lo que es lo mismo: escribir desde la vida, y escribir como la vida.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Maravillosa velada en el Aula con Irene Sánchez Carrón y "Micrografías"

Ha vuelto a pasar. Por segunda vez en este curso, la poesía de un autor, en este caso, autora, extremeña, volvió a ser reclamo que logró congregar a un público numeroso y variopinto. No importaron las inclemencias meteorológicas, especialmente virulentas en esta tarde de finales de noviembre, ni la abundancia de convocatorias que ese jueves inundaban Cáceres de propuestas culturales de gran calado. Sabíamos que Irene Sánchez Carrón era una poeta querida y admirada, que su obra es cercana, inteligible, cotidiana, que llega a todo tipo de lectores. Y eso era garantía de que esta nueva velada en el Aula de la Palabra no iba a pasar inadvertida. Una vez más, el amplio Salón de Actos del Instituto de Lenguas Modernas de Cáceres pareció quedarse pequeño para acoger la presentación de "Micrografías", la más reciente producción poética de Irene, ganadora del XVI Premio Emilio Alarcos, y número 1026 de la Colección "Visor". No hubo ejemplares del libro para tanta demanda y nuestro librero agotó rápidamente las existencias de que disponía para su venta en este acto. Como el día en que Basilio Sánchez presentó en el mismo lugar su "Esperando las noticias del agua", el discurso poético cobró vida y consiguió impregnar de su aliento a los presentes, que no tardaron en verse contagiados de todas esas pequeñas historias que Irene recoge en sus poemas (por cierto, Basilio estaba entre el público y recibió un caluroso aplauso de reconocimiento por su reciente premio "Loewe")



Aspecto del Salón de Actos durante la lectura de Irene Sánchez Carrón

Acertó también la autora a la hora de elegir a la persona que habría de presentarla. La profesora Coro Carrillo Romero, del IES Al-Qázeres, sin duda abordó su cometido con rigor y acaso también con una pizca de ternura, fruto de la conexión anímica y profesional que ambas protagonistas de la velada comparten. 


La autora y su presentadora, la profesora Coro Carrillo Romero

Delicado y profundo su buceo entre los versos, escarceo en busca de las claves del itinerario vital y estilístico que la autora esculpe a través de cada una de estas construcciones poéticas, donde tiene cabida cierto toque narrativo, sin renunciar a referentes ya arraigados en la poesía de Irene, como la presencia del recuerdo, del amor, de la muerte, de la conciencia femenina de la realidad. Todo ello con el lenguaje que caracteriza su tono literario, en el que la claridad impera, sencillez que convierte en táctiles los pensamientos y aproxima el mensaje, enhebrando un tejido poético asequible y cotidiano que no es sino reflejo de la personalidad de la autora. Poesía sin alharacas, pero poesía con nombre propio, ajena a los vaivenes de las modas y al empellón del tiempo. Poesía que habla de la vida y que encuentra su sentido desde la contemplación de la vida. He ahí donde reside su éxito y por qué jóvenes y no tan jóvenes se sienten cautivados por ella. 


Durante la lectura, con el público entregado

Ya la disfrutaron por la mañana los escolares del Instituto Al-Qázeres, al que acudió Irene junto a Coro para compartir su palabra con ellos, en ese preliminar del Aula que queremos vaya poco a poco haciéndose imprescindible como un elemento más de esta actividad. Siguió acompañándoles la magia por la tarde, y aún nos sobrevive su resaca. Gracias por haberlo hecho posible. 

Ahora, disfrutemos de la lectura de los versos de Irene, de sus propios labios: 


Irene Sánchez Carrón explica la génesis del poema 
"Una casa para los pájaros" y su posterior lectura



Lectura del poema "Parte por rotura de lunas"