viernes, 4 de junio de 2010

Plasencia, 2 de junio de 2010



Perderse por tus calles es un ejercicio de reconciliación con el pasado y sus imágenes congeladas en la memoria, como si el tiempo hubiera cerrado los ojos unos instantes para volver a abrirlos poco después y darnos cuenta de que las cosas siguen donde entonces las dejamos, que incluso la música que escuchábamos continúa sonando, interminable, en un flashback sin interrupciones.

No hay comentarios: