martes, 15 de febrero de 2011

Impresiones

Mediados de febrero. El invierno parece haber vuelto por sus fueros. Todavía le queda más de un mes de vida. 2011 empieza a mostrar sus cartas. Me está costando dar por terminado el poemario que arrastro desde hace más de dos años. Superados los 500 versos, se antoja difícil encajar nuevos capítulos. Entretanto, se cocina la programación de la Sección Editorial de Norbanova, con proyectos ya muy avanzados. La velada de esta tarde, con el autor de la novela que en breve dará continuidad a nuestra colección de narrativa me depara vibraciones más que positivas. Me devuelve la ilusión. Creo que hacemos bien en apostar por este género. Otras sensaciones me transmite este 15 de febrero. Son ya cuatro años y un mes desde la muerte de mi padre y no me resigno a la orfandad de su ausencia.

No hay comentarios: