domingo, 22 de febrero de 2015

Presentación de NORBANIA 6 en "Los Siete Jardines", con Alexandre Lacaze y nuestros colaboradores

Lo hicimos una vez más. Se cumplió de nuevo ese sueño que supone poner en pie un número más de Norbania, Revista de Literatura y Creación. Y ya van seis, desde aquel frío diciembre de 2011 en que nos estrenábamos, en el Gran Café, con la grata compañía de un numeroso grupo de autores y la música de Manuel Cobos. La tarde de hoy era muy distinta. Algo de desafío tenía, por la complicada apuesta de organizar una velada a la que sabíamos que acudirían muy pocos colaboradores de la publicación, -pues la mayor parte residen fuera de Cáceres y no podían acompañarnos-, pero para la que contábamos con el aliciente de un artista como Alexandre Lacaze, cuyas canciones podríamos degustar en directo entre las diversas lecturas. Toda una sorpresa también el intérprete, con una voz y un estilo que desde luego no dejan indiferente al público, que se ve sorprendido por su sonido y sus letras en francés, de efecto verdaderamente envolvente. 




Algunos momentos de la actuación de Alexandre Lacaze

Con ese menú y la incógnita de saber qué autores estarían con nosotros en Los Siete Jardines, se planteaba esta tarde de sábado de climatología tranquila en la que nuestro evento compartía parrilla con otros muchos acontecimientos culturales. La verdad es que una vez que Alex tomó su guitarra y comenzó a interpretar los temas de su disco "Les recifs de l'espoir", empezamos a estar más seguros de que aquello iba por buen camino. Aunque nos hubiera gustado que autores como Carlos Medrano o Raquel Lanseros inauguraran la sesión estrictamente literaria, leyendo de sus propios labios los textos que de ellos se han publicado en Norbania 6, espero sepan perdonarme por robarles un instante de protagonismo al permitirme poner voz a sus magníficos poemas. De vuelta Alex con una nueva canción, o eran dos, Je serais là,  Coquillage, rompieron el hielo por fin los autores allí presentes con la intervención de Mario Soler y Mario Peloche, con propuestas muy distintas, formas diferentes de entender la creación y la literatura, algo que valoramos mucho en Norbania, siempre orientada a la variedad, al mestizaje acaso. 


Mario Soler


Mario Peloche

En el privilegiado escenario el de Los Siete Jardines, continuábamos en esa línea de palabras y lenguajes compartidos alternando las variedades castellanas/catalanas de los poemas de Antonio María Flórez, que aunque no pudo acompañarnos, ya le andamos haciendo sitio en el Aula de la Palabra, donde en abril nos ofrecerá una lectura de su obra. No puedo olvidarme mencionar que las traducciones al catalán de los poemas que publicamos, procedentes de su libro "Desplazados del paraíso", fueron realizadas por la escritora y traductora Annalisa Marí Pegrum. 


Pilar López Ávila lee "Paraíso", de A. M. Flórez

En un nuevo turno para la música, Alexandre Lacaze nos interpretó Alice, y recordó su pasión por Hölderlin, con el tema "Les fleurs immortelles". Luego vendrían las improvisaciones de David Santiago Heraldo, tras lectura de uno de los poemas de Fernando de las Heras, y la encantadora selección de poemas y microcuentos de Beatriz Osés, que después de haber pasado por el Aula en diciembre, quiso repetir con Norbanova a través de su participación en Norbania. A punto de concluir, María Salud Galán recordó con su lectura a otro de los poetas que este año hemos tenido el placer de disfrutar en el Aula, Rafael Soler. 


David Santiago Heraldo


María Salud Galán


Beatriz Osés

Cierto es que hemos echado mucho de menos a los demás escritores y escritoras que no han podido acompañarnos. De ninguno nos hemos olvidado. Y otro tanto hemos de decir de los ilustradores y artistas plásticos, excepción hecha de Luis Rosado, que sí estuvo con nosotros, y a quien debemos su obra "La multiplicidad de las palabras", que reproducimos a continuación y que quiso crear en exclusiva para este número de Norbania


En todo caso, la Revista acaba de ver la luz y tiene todavía mucho recorrido antes de que pensemos si merece la pena embarcarse en la aventura de poner en marcha otra vez toda la maquinaria para prolongar este idilio con las letras y las imágenes. En esta travesía, albergamos la esperanza de que en otras presentaciones, que seguro llegarán, quienes hoy han faltado, o al menos, algunos de ellos, puedan estar con nosotros, si así lo desean.  Por encima de todo sin embargo, y antes de que Alex cerrara el acto, no podemos pasar por alto que Norbania vuelve a ser una publicación solidaria y que este número está ligado a la ayuda que desde Norbanova queremos prestar a la Asociación FEAFES-CÁCERES, Asociación de personas y familiares con enfermedad mental, cuya presidenta Queca Malpartida y varios de sus responsables nos hicieron el honor de compartir también con nosotros esta inolvidable velada. 

Recordemos que la Revista puede adquirirse en las librerías de Cáceres, Boxoyo Libros, El Buscón, Librería Cervantes y Psicopompo, Librería-Café. En breve estará disponible en más establecimientos y también pueden solicitarla directamente a la Asociación. 

sábado, 14 de febrero de 2015

EFI CUBERO en Cáceres. Velada de poesía y poetas en el Aula de la Palabra

Conocíamos a Efi Cubero únicamente por la hondura y profundidad de su palabra poética, por sus magníficos artículos y reseñas en revistas como Revistart o Letralia. Pero nada de esto podía ser comparable al calor y la cercanía de un encuentro personal, en su caso más complicado a causa de la distancia geográfica. Sigue estando lejos Barcelona de las tierras extremeñas, que en definitiva son las suyas, pues aquí nació en Granja de Torrehermosa, allá en la Extremadura baja. No obstante, siempre quiso venir, y sabemos del esfuerzo que le suponía hacerlo. Ayer se hizo realidad ese propósito y Efi, junto a su marido, Alfonso, nos visitaban en Cáceres para leer sus poemas en el Aula de la Palabra. Decía que no había asistido a un acto de estas características con anterioridad, salvo las presentaciones de sus libros, donde con plena libertad podía dar rienda suelta a su palabra y transmitir al público su forma de ver y entender la poesía y a los poetas, salpicando sus reflexiones con retazos de los poemas que integran sus últimos títulos publicados, especialmente "Condición del extraño", de la editorial La Isla de Siltolá,  Colección "Tierra", y "Punto de apoyo", de la editorial "De la luna libros", Colección "Luna de poniente". Nos habló Efi de lo que significaba escribir poesía, de lo necesaria que ésta era, del poeta como un extraño que desparrama su océano de versos y sensaciones al margen de la rutina de la cotidianidad. No olvidó en ningún momento su condición de nacida en Extremadura, la impronta irrenunciable de sus recuerdos, la resistencia del viejo muro de su casa, incombustible al paso del tiempo y las acometidas de la intemperie. Se sintió a gusto Efi, arropada por un público congregado expresamente para compartir con ella este regreso a sus raíces, un auditorio en clave netamente poética presidido por la autoridad y calidad humana de Basilio Sánchez, que nuevamente ofició de presentador en el Aula (ya lo hizo el año pasado, cuando nos visitó Raquel Lanseros). Autores y amigos como Marino González Montero, poeta y alma mater de La luna libros, con todo su lobby donbenitense, los poetas Teresa Guzmán, Antonio María Flórez (que nos visitará en abril), Emilia Oliva, Javier Pérez Walias, José María Cumbreño, la gente de Letras Cascabeleras/La Croqueta, Víctor Manuel Jiménez Andrada, Vicente Rodríguez, Purificación Claver, Ángela Velasco..., además de muchos más fieles aficionados a la literatura y partícipes de ella como María José Utrera, Antonio Tomás Cortés, y por supuesto, las organizadoras del acto, en nombre de la Asociación Cultural Norbanova, su presidenta, la ilustradora Deli Cornejo y la escritora Pilar López Ávila. Más gente había en los asientos del Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Cáceres, muchos de ellos también que repetían en las sesiones del Aula, y a quienes agradecemos su fidelidad y apoyo. Insistimos sin embargo en que la magnífica velada que vivimos junto a Efi tuvo como protagonista indiscutible a la poesía, la de alguien que la siente en lo más dentro y que la vive como parte de sí misma, indiscernible aliada. Nos leía su poema "Código", incluido en el libro "Punto de apoyo" para reafirmarlo: "Y en realidad yo soy una escritura/ Un código en el núcleo de un silencio/ Un alfabeto simple de solo cuatro letras".   Luego, finalizado el evento literario, la noche de Cáceres se abría a un cúmulo de sensaciones nuevas bajo el cielo neblinoso de un febrero teñido de los ecos de Don Carnal. Después de la cena en un restaurante típico, era obligado perderse por las viejas callejuelas de la ciudad monumental, entre Golfines, Ulloas, Carvajales y Galarzas. Plaza de Santa María, a eso de la medianoche, con los reflejos de las espadañas y la húmeda pátina del enlosado pavimento. Susurros en el Adarve junto al Palacio de la Generala, para terminar ascendiendo hasta San Mateo, vigilante y fiel la atalaya de la Torre de las Cigüeñas y los aromas árabes de Las Veletas. Hoy, Efi volverá a cruzar la península para regresar hasta su ciudad de residencia, Barcelona, donde cambiará la agreste caricia de la piedra por las brisas y el sabor marinero del Mediterráneo, las almenas de las torres cacereñas por la silueta elegante de las gaudianas fachadas de la Sagrada Familia. Pero nos dejará su poesía y sobre todo, su amistad, su abrazo de extraña, "clave de sol para una fuga"