sábado, 3 de marzo de 2018

Jorge Posada en el Aula Norbanova-Centrifugados

Estrenamos la colaboración entre el Aula de la Palabra y Centrifugados, y el poeta mexicano Jorge Posada, tras su lectura, ayer mismo por la mañana, en Trujillo (Fundación Obra Pía de los Pizarro), hizo un repaso de sus versos en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Cáceres, de su trayectoria literaria, de su forma de entender y construir la poesía. Un lujo abrir el Aula a la participación de autores latinoamericanos, con la complicidad de un evento tan grande como Centrifugados, y ciertamente, encantados estuvimos de ver nuestras lonas publicitarias compartiendo escenario, así como al público implicarse y tomar parte en el coloquio posterior con el poeta. Nos había advertido José María Cumbreño acerca del potencial de este escritor, del que la editorial Liliputienses tiene ya en su catálogo dos títulos, "La belleza de los aeropuertos vacíos" (2013 y "Habitar un país es llenar de tierra una piscina" (2016), y tras escucharle, forzosamente tenemos que estar de acuerdo con él. Jorge Posada se conduce desde parámetros y arquitecturas que revelan un compromiso con lo cotidiano, con la realidad de las cosas y los sentimientos que fluye luego a través de las costuras de un verso directo, exento de artificios, pero certero, como cargas de profundidad que desarbolan la indiferencia del lector, llevándole fácilmente a su terreno, un espacio donde conviven las preocupaciones familiares, los seísmos sociales, las llamaradas de un mundo que se avergüenza ante el espejo. La sensibilidad de Jorge Posada se traduce en empatía hacia la textura de las voces, se mimetiza en el enjambre de la modernidad, traza sus líneas en el claroscuro de las salas de cine, indaga en la verdad que atesoran los resquicios del calendario. Y Jorge Posada, con su inseparable Andrea, se perdió luego entre las calles de la vieja ciudad de Cáceres, a merced de las leyendas y atavíos de un pasado inscrito en el pedernal de los muros, hurgando en los destinos indianos de las casas solariegas, con sus ecos del otro lado del océano en sus blasones polvorientos. No olvidaremos el paso de estos amigos por el Aula de la Palabra. Muchísimas gracias por vuestra palabra y vuestra amistad. 




Jorge Posada lee en el Aula de la Palabra de 
Norbanova-Centrifugados

Le escuchamos leyendo uno de los poemas 
de sus "Variaciones Fairchild"











No hay comentarios: