sábado, 23 de mayo de 2015

Benjamín Prado clausura el curso en el Aula de la Palabra. Suspensión de actividades.


No podíamos imaginar una clausura del curso en el Aula de la Palabra tan intensa y a la vez cercana, tan cargada de buenas vibraciones. Benjamín Prado lo hizo posible. Desde la Asociación Cultural Norbanova tenemos que expresarle nuestro público agradecimiento por su generosidad al haber querido pasarse por Cáceres a fin de presentar su libro "Ya no es tarde", que pronto tendrá en las librerías su tercera edición. Insistimos, no podíamos haber pensado en un cierre mejor para el Aula, antes de la ya anunciada "suspensión indefinida" de actividades de la Asociación.  Llegó Benjamín en tren pasadas las dos de la tarde, sin importarle las horas de viaje, que aprovechó para la lectura, devorando páginas y páginas con el traqueteo del convoy.  Luego, a bordo ya de las calles, quiso compartir con nosotros el disfrute de la gastronomía de la tierra con la perspectiva privilegiada de la Plaza Mayor, al abrigo de las Torres del Bujaco y de los Púlpitos. Todavía, antes de la hora programada para la presentación, tuvo tiempo para fotografiarse junto a la estatua del poeta Gabriel y Galán, en el Paseo de Cánovas, y aunque llegamos un poco apurados al Salón de Actos de la Biblioteca Pública, esto no impidió que el horario previsto se cumpliera. 


Fue una hora en la que el público se vio entregado y disfrutando con la magia de la palabra hecha verso en labios de un poeta, de un escritor todoterreno que aderezó su lectura de múltiples anécdotas, experiencias y guiños a ese auditorio lleno de expectantes lectores, incluso de paso por la ciudad, pero que no quisieron perderse la cita con el autor al que admiran y siguen.  



Esperamos que Benjamín Prado se haya sentido a gusto con nosotros en esta despedida de la Asociación Cultural Norbanova, que luego quisimos endulzar perdiéndonos por las callejuelas de la ciudad monumental de la mano de Vicente Rodríguez, sin duda el mejor de los guías, hacia ese cosmos de leyendas y personajes que pueblan el recinto y que él supo plasmar con maestría en las páginas de La Dama Hechizada


Gracias Benjamín, gracias, Vicente, gracias a todos y todas por haberlo hecho posible una vez más. 

Ahora, nos toca desenchufar. 


No hay comentarios: