domingo, 5 de enero de 2020

Comenzamos el año: Aula de la Palabra con JOSÉ LUIS MORANTE

Cumpliremos trece años de existencia como Asociación Cultural en este recién estrenado 2020. Es increíble e imposible de resumir todo el bagaje de vivencias que junto a Norbanova hemos podido experimentar a lo largo de este tiempo, cuántos amigos y amigas, cuántos momentos para compartir y recordar, todo lo que finalmente hemos aprendido. Empezamos ahora una nueva andadura, sin prisa, pero sin pausa, dentro de nuestras posibilidades y haciendo frente al cansancio, que ya va haciendo mella después de tanto tiempo de ininterrumpida y frenética actividad. Estrenaremos 2020 con una nueva sesión del Aula de la Palabra, el próximo 17 de enero, en el acogedor Salón de Actos del Palacio de la Isla, a partir de  las 17:15 horas, donde tendremos la satisfacción de recibir al poeta y crítico literario José Luis Morante, uno de los mejores conocedores de la poesía española de los últimos años, que con la excusa de presentar su último libro de poemas (colección de haikus), publicado bajo el sello de la editorial Polibea, "A punto de ver", nos ofrecerá un recorrido por su obra a modo de visión panorámica de su destacada trayectoria literaria. El poeta será presentado por el escritor y coordinador del Aula Jesús M. Gómez Flores. 




José Luis Morante (El Bohodón, Ávila, 1956) 

Tras una larga experiencia docente, como profesor de C. Sociales, se dedica actualmente al quehacer literario. Desde 1989 vive en Rivas-Vaciamadrid (Madrid) donde creó la revista Luna Llena y coordinó durante diez años Prima Littera. Su labor poética comprende nueve libros, desde Rotonda con estatuas (Madrid, 1990) hasta Ninguna parte (Sevilla, 2013), con reconocimientos como el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, o el Premio Hermanos Argensola. Una amplia selección de su obra poética se recoge en las antologías Mapa de ruta (2010) y Pulsaciones (2017). Entre sus obras en prosa están el diario Reencuentros, el libro de entrevistas Palabras adentro y Protagonistas y secundarios, selección de artículos y reseñas. Ha preparado las ediciones Arquitecturas de la memoria, sobre Joan Margarit, Ropa de calle, sobre Luis García Montero, e Hilo de oro, sobre Eloy Sánchez Rosillo; también prologó libros de Luis Felipe Comendador, Herme G. Donis, Javier Sánchez Menéndez y Karmelo C. Iribarren. Ha publicado los libros de aforismos Mejores días (2009) y Motivos personales (2015), y la edición de Aforismos e ideas líricas de Juan Ramón Jiménez (Sevilla, 2018). En 2016 puso voz a la primera generación poética española del siglo XXI en la antología Re-generación. Colabora como crítico en la revista Turia y en el suplemento digital de Infolibre. Es responsable del blog literario “Puentes de Papel” (http://puentesdepapel56.blogspot.com)

Notas sobre "A punto de ver": Desde el haiku

La parquedad expresiva del haiku encontró sitio en mis cuadernos Pateras (Santander, 2006) y en Nubes (Málaga, 2013). Ambos quedan como anticipos del libro A punto de ver (Polibea, 2019) que vuelve a utilizar el esquema versal del haiku para recoger cien textos escritos entre 2015 y los primeros meses de 2019.

En el misterio del haiku anida la idea de la existencia como viaje y camino iniciático. Una manera de palpar la esencia de ese deambular es la imagen. En ella cristaliza una visión fugaz que permanece en el tiempo como un indicio de la contingencia. Ese es el carácter que tiene cubierta de Javier Cabañero Valencia. La foto de cubierta está hecha en el laberinto de Toris rojos en el templo de Fushimi Inari, en Kyoto. Es del verano del 2014. Su color y armonía sugiere la eternidad momentánea de la contemplación; pero también la posibilidad de adentrarse en la distancia.

El prólogo de Susana Benet describe con emotiva objetividad los matices del haiku clásico: en la creación literaria japonesa la agudeza expresiva de los tres versos tiene en su esencia un carácter estacional, depurado, próximo a la intuición en su contacto con lo real. No le interesan las circunstancias concretas del ser biográfico. Su percepción opta por la imaginación incontaminada donde los ciclos estacionales son estampas que permanecen en la conciencia.

El núcleo mínimo del haiku adquiere en los poemas de A punto de ver un encuadre más subjetivo y conceptual. Adquiere así una textura profundamente humana, que muestra un momento de iluminación del pensamiento. Aún entendiendo que la experiencia germinal del haiku está en lo concreto, las palabras crean y recrean la voz de la conciencia que descarga en el esquema versal su ánimo; los contraluces de su realidad interior.

El sentido constructivo del haiku responde a un pensamiento poético, a través del cual el texto adquiere un refuerzo progresivo de su significado. Es afán se percibe en las anotaciones aforísticas integradas como coda del volumen. La convivencia textual mantiene una fuerza cohesiva entre el haiku y el aforismo como esquejes complementarios del decir breve. Concluyo con la esperanza de que la parquedad expresiva no cierre el taller literario y muestre su frescura mental ante el lector. 

JOSÉ LUIS MORANTE



No hay comentarios: