domingo, 20 de junio de 2010

Cuando compartí mesa con José Saramago



(Portada del Libro "Lisboa en el Corazón de Pessoa")


Quizás muchos no se acuerden, pero ahora que tenemos tan reciente el fallecimiento del Premio Nobel portugués José Saramago (1922-2010), me viene a la memoria la que debió ser (creo) una de las primeras veces que estuvo en Cáceres. Corría el año 1988, y la hermosa ciudad de Lisboa había sido víctima de un terrible suceso. El 25 de agosto de ese año se produjo un incendio que consumió una parte del pintoresco y típico barrio de Chiado. Fue una auténtica tragedia para el patrimonio de la capital portuguesa, pues afectó no sólo a comercios y oficinas, sino también a importantes edificios del siglo XVIII, que afortunadamente con posterioridad han podido ser reconstruidos. Cáceres, tan próxima a la vecina Portugal, y con tantos lazos comunes, no podía permanecer ajena e indiferente a aquella desgracia y aunque no recuerdo bien la fecha, probablemente el otoño de ese mismo 1988, o principios de 1989, quiso rendir homenaje a Lisboa, uniendo para ello nombres insignes como el de Fernando Pessoa, Antonio Hernández Gil, y....José Saramago, sirviendo de recuerdo la edición de un libro en papel pergamino que ilustrado por el pintor Juan José Narbón publicó la Institución Cultural "El Brocense". Convocó entonces la Diputación Provincial, que presidía Manuel Veiga, a dichas personalidades, para que intervinieran en un acto en el Complejo Cultural "San Francisco" donde se haría pública esa solidaridad cacereña con la ciudad de Lisboa. Quien ahora escribe estas palabras tuvo el honor de ser invitado a aquellos actos, que comenzaron con un encuentro y una comida que tuvo lugar en el popular restaurante "El Figón de Eustaquio", de la Plaza de San Juan. Allí conocí y compartí mesa con José Saramago, con Juan José Narbón, Antonio Hernández Gil, Domingo Tomás Navarro (coordinador de la publicación), y otros representantes de la Cultura cacereña de finales de los ochenta. Pero si tengo en la memoria a alguien de aquel día es al compañero que conmigo acudió al evento y cuyo nombre también está unido al de la poesía en esta ciudad de Cáceres: el poeta Miguel Serrano Gutiérrez, gran amigo, casi un padre para mí en esta aventura de las letras y colega del mundo del Derecho. No recuerdo mucho del menú que tomamos en "El Figón", junto a Saramago, pero sí que casi todos saboreamos un delicioso "biscuit de higo" extremeño, que seguro hizo las delicias del ahora fallecido escritor. De aquella jornada de solidaridad literaria conservo por supuesto el mencionado Libro, "Lisboa en el Corazón de Pessoa", del que sólo se editaron 151 ejemplares. Una verdadera joya, sin duda, donde junto a los magníficos poemas (y sus traducciones) del poeta portugués, aparece la palabra y la firma de Saramago, dedicada también a Pessoa, con frases como:

"Lisboa com as suas casas de várias cores: assim, é, e será assim, apenas por tê-lo dito um Poeta".



(Página que dedica José Saramago a Pessoa con motivo del incendio de Lisboa)


No había leído en aquellos años nada de José Saramago, pero luego tuve la oportunidad de disfrutar de su palabra, su riqueza narrativa y su ironía. Obras como "La Caverna", "Memorial del Convento", o "Todos los nombres", los conservo en mi recuerdo, sin olvidar otros más recientes, como "Caín", que acabo de terminar. Sin duda, ha muerto un genio. De esos que sólo surgen muy contadas veces. Un Premio Nobel, al que tuve la oportunidad de conocer cuando comenzaba a forjarse su leyenda.

No hay comentarios: