martes, 17 de julio de 2012

Una jornada para el coleccionismo

El pasado domingo, quince de julio, todavía con un calor soportable, estuvimos presentes en el III Mercadillo del Coleccionismo organizado por la Asociación Cultural Filatélica y Numismática Cacereña, que se instaló en la plaza situada frente a la Parroquia de San Blas, en colaboración, como en ocasiones anteriores, con la Asociación de Vecinos Universidad San Blas, así con con otros colectivos ciudadanos de Cáceres. Nuestra aportación desde la Sección de Coleccionismo fue más bien modesta, diseño de sello personalizado y cartel, pero estuvimos muy a gusto compartiendo un puesto en ese mercadillo al que estaban convocados aficionados al sello, la numismática, el libro antiguo, los viejos discos, e incluso los objetos antiguos de toda clase. Norbanova colocó sus títulos editados estos últimos años por si alguien tenía interés por la literatura y ciertamente, algún ejemplar tuvo salida, sobre todo los más recientes, como el segundo de los números de la revista Norbania. Estamos ya en pleno verano, con una importante relajación en cuanto a actividades y descansando de cara a los proyectos que vendrán cuando comience el nuevo curso. Pero ello no significa que tanto la Asociación, como sus colaboradores, deban dejar de hacer ese pequeño esfuerzo que supone continuar difundiendo esa labor que viene haciéndose, simplemente, hablando a otras personas que pudieran estar interesadas en los libros, los autores, la revista, para que se acerquen y quieran saber de ellos, para que se hagan suscriptores, y de esta manera posibilitar que esta particular forma de hacer cultura no decaiga.  Es lo que los coleccionistas venimos haciendo desde hace muchos años, pese al innegable declive que este mundo también ha sufrido y a la falta de relevo generacional que afecta inexorablemente al sector. Otras ideas, otras iniciativas, puedan quizá ayudar, y ahí estuvieron presentes la gente entusiasta de la Asociación Rastro Plaza Mayor, con su sueño de conseguir establecer más o menos regularmente un mercadillo de antigüedades y objetos de colección en pleno corazón de la ciudad. Ahora esperamos que el verano nos depare tiempo y espacios para la lectura, para reconciliarnos con todos esos buenos libros que llevan tantos meses aguardando su oportunidad sobre los anaqueles.



La Revista Norbania y los distintos títulos publicados por la Editorial Norbanova
también estuvieron en el Mercadillo. 




Aspectos del desarrollo del evento. 

No hay comentarios: